Marina Blaukitchen

Cómo reciclar un mueble viejo en 10 pasos

A veces podemos recuperar muebles y objetos que parecen irrecuperables. Eso es lo que me pareció cuando Borja me dijo que me había guardado dos mesitas de noche que una señora ya no quería y las iba a tirar a la basura. Sin embargo se ha convertido en mi nueva mesa de centro.

El salón va pareciendo un centro de recuperación pues el conjunto lo componen el viejo sillón de orejas de mi padre, la cama de cuando mi hija Marina era pequeña que lacamos en crudo, el baúl reciclado que no es sino una de las cajas donde vino embalado uno de los láseres de mi empresa y un antiguo arcón de mi madre que no sale en la imagen pero que está al otro lado de la cama-sofá. 

Desde luego cuando las vi lo primero que pensé fue que realmente estaban para tirar pero también pensé que para practicar me vendrían bien, no perdía mucho excepto horas de mis vacaciones, algo de pintura, lijas y unos tornillos que daban vueltas desde hace tiempo por la caja de herramientas, y si no quedaban aceptables siempre podría deshacerme de ellas llamando al Ayuntamiento del pueblo para que vinieran a por ellas.

Y aquí las teneis a las pobres, en el garaje a la espera de ponerme a trabajar y darles una oportunidad.

 Primero había que desmontar lo desmontable, o sea, las puertas que ya no tenían ni tiradores, y lijarlas para retirar las múltiples capas de barniz que habían recibido a lo largo de su vida. 

Lo que mas me costó fue eliminar el barniz de las patas, parecía que  se había acumulado mucho mas en ellas y además al estar talladas esos recovecos me volvieron majareta. Ya se que existen decapantes pero como soy María Loquieroya, no esperé a bajar al pueblo a comprarlo y ale, a lijar …

 También tuve que reparar todos los cantos,  lijando, masillando con pasta de madera y volviendo a lijar, estaban fatal. Mirad que diferencia entre una mesita y otra, esto me animó a seguir, y en ese momento fue cuando empecé a pensar que podría sacar algo en claro.

La madera estaba muy reseca así que di una capita de cera con un paño de algodón en las zonas que no iban a ser pintadas. En los laterales y las patas, di una capa de chalk paint azul de Delipapel, dejé secar, una capa de cera, dejando secar de nuevo y por último una capa de color blanco. También empecé a poner los herrajes que unirían ambos muebles pues de pronto decidí que se convertiría en una mesa de centro con puertas en las dos caras.

 El interior requirió un poco de paciencia, estaba peor que por fuera, si es que eso era posible. Después de una limpieza y desinfección a fondo, lijado y masillado de todas las grietas y juntas le di una capa de imprimación de un producto que se llama Todoterreno y desde luego que lo es porque fue la base perfecta antes de pintar. Quedó bastante bien y con olor a desinfección total, ya no se parecían a las mesitas del principio.

Empecé a lijar las partes exteriores que había pintado con chalk paint dejando asomar el tono azul y la madera en diferentes zonas.

Me entretuve mucho con las patas, lijando a mano hasta que me gustó como quedaban, con ese aspecto descuidado. Como no tenía ningún tirador para las puertecitas los hice con una bonita cinta a cuadros muy vintage y que ahora mismo no puedo asegurar donde la compré, aunque apostaría por Delipapel. Unas arandelas y unos tornillos para sujetar la cinta y ya estaban listos.

 Encaré las mesitas por la parte trasera y las uní con una plancha metálica y tornillos que luego pinté de azul con chalk paint. 

Sólo quedaba pintar el logo que me había inventado para mi mesita y que envié a mi hija Marina Misscrane para que lo maquetara.

Tras un par de correos mas para decidir los tipos de letra y la disposición de los elementos ya estaba listo para calcarlo sobre la madera y empezar a pintar con mucha paciencia y un pincel finito.

Un poco mas de cera y la mesa de centro estaba terminada.  He disfrutado mucho con el trabajo, entretenido si, pero creo que ha merecido la pena y estoy contenta con el resultado.

Hasta la próxima entrada!  

  1. CRYS

    Hermoso!! tienes magia en las manos, no se si yo tenga la paciencia, las herramientas y la imaginación para hacer algo así, a veces me vienen ganas pero luego pienso: “seguro quedará horrible” y desisto…quizá vaya siendo hora de intentarlo.

    Saludos desde México!

  2. guillermina

    Marina la transformación de las mesitas por mesa de centro es espectacular. La señora que las iba a tirar debe sentirse orgullosa de ver que han recobrado vida.Eres como una hada del reciclado.felicidades.

  3. Queridos amigos blogueros, en esta entrada os he dejado el premio PREMIO ONE LOVELY BLOG AWARD Sé que sois gente importante en las redes sociales y que vuestras publicaciones me parecen muy interesantes, lo único que pretendo es, que esta nominación, sirva para que en el mundo de los bloguer se os “reconozca” la labor tan extraordinaria que haceis

  4. Hola Marina!!…en primer lugar felicitarte por todo lo que haces…TODO!!!…me encanta!!….y estas mesitas te han quedado espectaculares en tu salon!!…yo me encontre cerca de casa un mueble viejo,antiguo,creo que es la parte de abajo de lo que fue una vitrina…tiene un cajon..lo quiero reciclar para fotografiar mis trabajos dulces..(estara en una zona de mi salon) no se por donde empezar…la verdad!!…viendote a ti hacerlo resulta muy facil!!!…espero empezar pronto a reciclarlo!!…me has animado bastante viendo como te ha quedado a ti!!…besos!!…y Felicidades otra vez!!!..

    • Gracias! te animo a que lo restaures, seguro que queda fantástico para mesa de dulces.
      Primero debes limpiarlo bien con un paño y observar si tiene carcoma o ha tenido.
      Si está activa mejor tratarla con anticarcoma inyectando el líquido en los agujeritos y si puedes envolver las partes afectadas con un plástico y tenerlo varios días así mejor que mejor.
      y después a lijar y a masillar los agujeritos con pasta de madera que venden en las ferreterías.
      Luego depende del look que le quieras dar, pero si optas por pintarlo mejor hazlo con chalk paint, te costará menos por su alto poder cubriente.
      Un saludo

  5. Ay, Marina, ¡¡cuánto te admiro!!, como persona y como artista, ¡¡qué manos tienes!!. Pues tengo yo un espejo y un aparador de la abuela que, francamente, no me gustan nada, y pensaba que pintándolos de blanco podrían tener un aspecto más que “decente”. Viendo lo que has hecho estoy por animarme, que no soy yo nada mañosa pero poco a poco una va aprendiendo y “puliéndose”, jejejeje. Si no lo intento nunca lo sabré. Ahora tengo al menos unas indicaciones claras y con un resultado MARAVILLOSO.

    Gracias por compartir ésta y tantas otras cosas, Marina, mil besos para ti y los tuyos.

    María Ra – Blogymery

    • Querida amiga, tu puedes!!!!! Te animo a que lo intentes, tómalo con calma y verás como te quedan preciosos.
      Cuanto me estoy acordando de los muebles de mis abuelos que trajeron de Cuba, eran preciosos, pero se los quedó mi tia jaja una lástima porque yo les hubiera sacado mucho partido y a saber mis primos si no los habrán tirado a la basura. En fin … que toca recuperar y mas si eran de tu abuela. Adelante!
      Muchos besos

Wordpress ha cambiado el sistema de comentarios. Si tienes problema para dejarlos inicia sesión con el mail que tenga usuario de Wordepress o Gravatar. También puedes comentar utilizando tus cuentas de Facebook o Twitter. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: