Marina Blaukitchen

Pintando un banco de jardín

Estas dos últimas semanas las he dedicado a arreglar un poco la terraza y a recuperar algunos objetos, entre ellos, una vieja máquina de coser, un banco de jardín y hasta la lechera de mi abuela Manuela.

He estado muy entretenida al aire libre, por las mañanas con las plantas, huyendo del sol y el calor y arreglando aquellas jadineras en las que no caía a plomo, así que a lo largo del día daba varias vueltas a la casa.  Hasta hemos recibido en nuestra casa a una pareja de recién casados que nos pidieron permiso para inmortalizar el momento en nuestro jardín. Que guapa estaba la novia!

Y por las tardes pinta que te pinta.

El resultado ha sido sorprendente. Primero pinté unas tablitas que le encargué al papi del novio de mi hija pequeña para hacer el sobre de las patas de la máquina de coser. No utilicé ninguna imprimación porque la madera era nueva y bonita y quería que se adivinara su veteado y sus nuditos.

Y quedó muy mona! parecía otra con la cubierta rosa. Unas plantas en maceteros rosa de Ikea y en cubos de cinc redondearon el trabajo.

Después le tocó el turno a un banco que llevaba a la intemperie demasiado tiempo. Estaba en ese estado en el que ya te planteas hasta tirarlo pero me daba mucha pena y pensé que por intentarlo no perdía nada. La madera no era de calidad,  no se cómo ha aguantado tanto, por lo visto era mejor de lo que pensaba. Lo saqué de su escondite en la parte trasera de la casa y empecé por lijarlo de arriba abajo. 

Le di dos manos de una base de imprimación que me ayudó a tapar las grietas que se habían formado en algunas partes y dos manitas mas de pintura.

Para el color utilicé un bote de color blanco algodón al que añadí un bote pequeño de color marfil y el tono que ha quedado me encanta! Mirad que diferencia antes y después de la imprimación y pintura.

Por fin en su sitio, un pequeño rincón de lectura. Los complementos son de Maisons du Monde.

Y que me decís de mi mesa-tronco? le aporta el toque natural al conjunto.  Procede del corte de uno de los árboles que cayeron este invierno debido a las tormentas y fuertes vientos. Era un árbol muy alto, mas de 20 metros, y muy grueso! para mi era especial y quise conservar al menos un trozo para seguir teniéndolo cerca.

A ver que me depara el mes de agosto, tenía pensado descansar pero es difícil para mi, me lo propongo pero casi nunca lo llevo a cabo.

Os dejo con la imagen de la lechera de mi abuela Manuela, recuperada del trastero. Feliz verano!

  1. Pingback: Que es chalk paint? | BlauKitchen

Wordpress ha cambiado el sistema de comentarios. Si tienes problema para dejarlos inicia sesión con el mail que tenga usuario de Wordepress o Gravatar. También puedes comentar utilizando tus cuentas de Facebook o Twitter. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: