Marina Blaukitchen

Primer cumpleaños de Recetas de Tia Alia: Brazo de nata y fresas.

Mi querida amiga Carmen y compañera del Reto mensual, me escribía hace unos días comunicándome el primer cumpleaños de su blog, Recetas de Tía Alia y el concurso que había organizado para celebrarlo.

Nos pedía nuestra participación publicando una receta familiar acompañada de una pequeña historia y aquí estoy para unirme a ella en la celebración y desearle muchos años mas para que nos siga deleitando con sus recetas y sus entradas llenas de ingenio y cariño. Muchísimas felicidades Carmen! 

Tras la emotiva entrada del día 1 de Abril, vamos a otra, parece que una vez abierto ese armarito donde guardamos nuestros recuerdos mas antiguos, cuesta cerrarlo porque ellos siguen brotando espontáneamente. Y lo aprovecho para cumplir con sumo gusto con mi querida amiga.

Como muchos de vosotros sabeis, he sido muy mala comedora de pequeña, que no ahora que me encanta probarlo todo, es por ello que sólo conservo recuerdo de aquellas cosas que realmente me gustaban y eran bien pocas y casi todas dulces, así que el abanico de posibilidades es mas bien pequeño.

Tras mucho estrujarme los sesos para intentar recordar una receta, y barajando varias de las pocas posibilidades, siempre venían a mi mente las fresas con nata, la llegada de la primavera y el ritual que suponía para los domingos de Abril y Mayo.

En aquellos tiempos, la llegada de la primavera suponía colgar el chaquetón del colegio hasta el curso siguiente. Era un chaquetón horroroso, con unas espigas en blanco y negro que parecía que íbamos de medio luto. 

Dejar el chaquetón en casa significaba que se acercaba el buen tiempo, el sol era mas radiante, la luz mas intensa y los días más largos.

Recuerdo las procesiones del colegio dedicadas a la Virgen en el mes de las flores. El colegio tenía un gran parque, tan grande que formaba parte de su nombre, Parque-Colegio de Santa Ana, y allí nos teníais a todas en fila con nuestro uniforme requeteplanchado por nuestras madres y nuestras blusas blanco nuclear, con flores en las manos dando la vuelta al parque hasta llegar a la capilla para ofrecer nuestras flores a la Virgen.

Era también época de comuniones que se celebraban en el mismo colegio y todas las niñas del mismo curso la tomábamos a la vez aunque se hacían varios grupos porque éramos muchas. Otro motivo para hacer los grupos era la elección del trajecito de comunión porque nos dejaban elegir entre el vestido de “hueco” o el de “monjita”.

A mi no me hacían gracia esos vestidos huecos, porque las niñas se me asemejaban a novias empequeñecidas por algún extraño artefacto y al verlas enfundadas en ellos me preguntaba si se verían igual el día de su boda con unos centímetros de mas, y para mi eso era como repetir modelo, presumida que es una, así que me decidí por el  modelito monjil, una discreta y sencilla túnica rematada con una toca en la cabeza bajo la cual llevaba una pequeña coroma de flores, sencillas sandalias y rosario de madera.

BlauKitchen con la Hermana Felisa

No fue hasta que vi las fotos de la comunión que me di cuenta que si ellas parecían novias diminutas nosotras lo hacíamos a monjas en miniatura! no se cómo no lo pensé antes porque cambiando el color blanco por el negro que usaban las hermanas éramos su fiel reflejo. Que despago! ¿que era peor ser novia enanita o minimonja? nunca pude responderme a esta pregunta. 

También eran las fechas en que preparábamos el festival de fin de curso y todos los santos días ensayábamos. Los ensayos eran multitudinarios y parecía que preparábamos una representación circense. Montones de niñas pertrechadas con cintas, aros, mazas y pelotas danzaban por doquier al unísono haciendo las mil y una piruetas con el propósito de sacar lo mejor de sí mismas para sorprender a los familiares que año tras año venían a ver  el resultado de tanto esfuerzo. 

Yo que era una especie de palo flexible y siempre se me dió bien la clase de gimnasia, me lo pasaba bomba en estas fechas y hasta aprovechaba el rato de recreo para subirme a los aparatos gimnásticos que se amontonaban en un rincón del parque porque no teníamos gimnasio.

Lo del gimnasio siempre fue un misterio para mi, porque desde que tuve uso de razón pagábamos religiosamente -nunca mejor dicho- a las monjas, la construcción del mismo pero nunca vimos poner ni siquiera la primera piedra. Tengo entendido que muchos años después de salir del cole se construyó y aunque no tuve la suerte de disfrutarlo, seguro que muchas niñas si han podido hacerlo.

Los domingos por la tarde íbamos a visitar a los yayos paternos, Guillermo y Mercedes, pero comíamos en casa y para mi lo mejor de la comida era el postre: las fresas con nata. Por la mañana acompañaba a mi padre a un ultramarinos del centro de la ciudad que ya no existe, se llamaba Silvestre y estaba en la calle Conde Salvatierra de Alava, en nuestra ciudad, Valencia. Aprovecho la oportunidad para lamentar el inminente cierre de otra de las grandes mantequerías de la ciudad, Castillo, un lugar emblemático que cierra sus puertas abiertas desde el año 1916. Señor Castillo, siempre recordaré su buen trato y magníficos productos.

Silvestre era un lugar mágico, nada mas entrar nos recibía el aroma de las fresas en sus cestitas y a su lado las cajas de cartón en las que nos llevaríamos la nata que siempre comprábamos sin azúcar. Creo que nunca he comido una nata como aquella, tenía una textura y un montado excelente, para mi era la mejor nata del mundo.

Cogidos de la mano, papá y yo caminábamos de regreso a casa cruzando el Puente del Mar, un bello paso peatonal sobre el río Turia del siglo XVI y de allí por la Alameda, refugiándonos del sol bajo la arboleda llegábamos con nuestro tesoro en las manos.

Mi madre nos servía el postre en unos pequeños cuencos de cristal rosa con florecitas que aun conservo, yo os lo presento en forma de brazo y espero que os guste. 

Ingredientes y preparación del brazo de nata y fresas:

  • 4 huevos XL
  • 100 gr. de azúcar
  • 120 gr. de harina
  • 1/2 kilo de fresones
  • unas florecitas de fondant
  • 500 ml de nata para montar
  • 50 gr de azúcar glacé
  1. Precalentar el horno a 180ºC, arriba y abajo y turbo.
  2. Preparar un molde rectangular forrándolo con papel de horneado, ligeramente engrasado, lo suficiente para que se adhiera el papel.
  3. Batir los cuatro huevos con el azúcar hasta que quede una crema blanquecina y suave y haya triplicado su volumen.
  4. Tamizar la harina e ir incorporándola a la masa anterior con una espátula y con sumo cuidado para que no pierda el aire que le hemos incorporado.
  5. Echar la masa en el molde, aplanar e igualar con la espátula e introducir en el horno a 180ºC durante 7 minutos.
  6. Transcurrido el tiempo, sacar el molde del horno y volcarlo sobre un paño de cocina fino.
  7. Sin dejar que se enfríe el bizcocho, lo enrollamos sobre sí mismo y lo dejamos enfriar.
  8. Montaremos la nata con el azúcar glacé, cortaremos unos fresones en pequeños tacos para unirlos a la nata y laminaremos otros que nos servirán de adorno.
  9. Desenrollamos el bizcocho, despegamos el papel con cuidado y lo rellenamos con la nata y los fresones, lo enrollamos de nuevo y lo cubrimos con mas nata y los fresones laminados.
Feliz cumpleblog amiga Carmen! 

  1. marga

    Marina,he disfrutado de leer esta introducción, aún no me he acostado,ahora acabo de barrer la terraza, vaya horas dirás tú,pero hace
    tanto vi-ento,que me ha tirado al suelo una maceta que quiero muccho,mela regaló misuegra hace cuatro años y es muy bonita,menos mal que la he podido salvar y no se ha roto.
    Por eso ahora he visto tu receta.
    Que guapa estabas de comucnión,que recuerdos más bonitos nos trae a la memoria.
    Este brazo de fresas te ha quedado genial, tiene que estar muy muy rico.
    Y muchas felicidades a Carmen por su primer año, que cumplamuchos
    más.
    Bueno Marina,un abrazo y ahora si que ya me acuesto.

  2. Conchi FM

    Que bonito te quedó el “bracito” jajaja, que colorido tiene tan estupendo, y la pinta ya no digamos!, como tiene que estar de rico!!
    Me ha gustado mucho leer tu historia, y que guapa y salada estás de comunión!!, ya veo que con las flores le dabas otro aire quizá menos serio.
    Viene bien a veces recordar viejos tiempos, verdad??
    Pues nada, a seguir así, y muchas Felicidades a Tia Alia!

  3. Pero qué niña preciosa eras… y qué delicia de brazo, tan exquisito y delicado…
    Pasado mañana publico para Carmen! qué placer fue conocerla el sábado… una persona maravillosa

    • Uyyyy gracias 🙂 a esa edad quien no está graciosa? jaja
      Espero ver tu entrada para Carmen, estaré pendiente.
      Que suerte que la pudiste conocer, yo espero hacerlo en un par de semanas, que ilusión me hace!
      Un beso

  4. Juanma

    Entrañable relato de una minimonjita con buena memoria; por un momento me he visto pasenado por el Puente del Mar.
    Muchas gracias por compartir con nosotros estos bonitos y “dulces” recuerdos.
    En cuanto a ese brazo solo se le puede poner un pero, que es virtual desde nuestras pantallas. Fenomenal.

    Un beso

    • Mis dos hijas fueron mininovias también jaja, todas las niñas están guapas vestidas de comunión, lo que cuento es mi visión personal en aquélla época, creo que aquella la primera decisión importante que tuve que tomar jaja.
      Un beso 🙂

  5. Anónimo

    Marina como siempre un lujo leerte, me encanta como expones tus recuerdos, y como siempre tu postre precioso pero en ti eso es normalidad. Besos

  6. recetasdetiaalia

    Hola cielo, ya ve sa qué horas me paso a dejar constancia de que te he leído. Y lo he hecho bien tempranito, desde el móvil camino del trabajo. Con la intención de pasarme por aquí al encender el ordenador peeeero tengo una mañana liadita. Argggg. Las cosas no siempre salen como queremos.

    En fin, me tomo un descanso para decirte que me has amenizado la mañana. Me ha encantado leer sobre tu infancia, el colegio de mojas, etc. Yo también fui a uno y en muchas cosas que has mencionado me he visto reflejadísima. Jejeje. Todas iguales.

    El brazo de nata y fresa se ve delicioso. Conozco a dos miembros del jurado (los únicos que son más bajitos que yo) que van a alucinar cuando lo vean. La decoración no tiene desperdicio. Se que siempre te digo lo mismo pero es que es así.

    Bss y hasta pronto 🙂

  7. recetasdetiaalia

    Ah, por cierto, muchas gracias por participar. Me había ido del comentario anterior sin decírtelo. Si es que las prisas son muy malassss.

    Me encanta contar contigo en el concurso 🙂

    Bss

    • Es un placer para mi, ya lo sabes y una ilusión poder participar, espero con impaciencia ver las entradas de los demás participantes, ve haciendo la lista que no me quiero perder ninguna receta con historia!
      Un beso

  8. Preciosa entrada, Marina, ¡qué bonitos recuerdos! Y el brazo es impresionante, una presentación fabulosa como a las que nos tienes tan acostumbrados 🙂
    Por cierto, no pude entrar en Pinterest, no lo hice el día que me mandaste la invitación y cuándo lo intenté, un par de días después, no me dejaba, imagino que habría caducado. Pero ya he solicitado otra, no te preocupes, y te agradezco que me la mandaras aunque como se me acumulan las cosas como siempre, al final se me pasó el arroz. En cuanto me mande me paso por tus galletitas .

    Un beso

    • Muchas gracias Encar!
      Me alegra que te guste 🙂
      No te preocupes por las galletas, el concurso acabó anteayer y he quedado segunda!!! yupieeee
      Ya lo comunicaré aquí en el blog cuando la organizadora, Julia M Usher, haga el anuncio oficial.
      Un beso y un abrazo

  9. Pingback: Primer cumpleaños de Recetas de Tia Alia: Brazo de nata y fresas. | CookingPlanet

  10. Anónimo

    Me quedo boba leyendo, me encanta la forma de describir los recuerdos que tienes, al final de monjita pero guapísima el día de tu comunión 😉
    Y la receta espectacular como siempre!!

  11. HOla Marina
    que historia tan bonita, me recuerda a las fotos de mi madre, y lo has hecho con mucho cariño, me he transportado.
    El brazo de nata delicioso, que bueno tiene que estar , eres una artista de la decoración.
    Yo también he participado, pero con algo salado, mucha suerte y un abrazo

  12. Estupenda receta, Marina, pero más estupenda es esa foto tuya. Cómo me ha gustado verte de pequeña. Y más todavía vestida así 😉 La foto no tiene desperdicio 🙂
    Preciosa tu entrada, guapa. Muchos besos.

  13. Cristina

    Qué receta tan rica para la primavera y que bonito contar un poquito de tu historia, en estas fechas donde muchos niñ@s están esperando que llegue ese día tan especial, la primera comunión. Por cierto Marina, donde es que consiguió tu sobrina Amparo esos cake stands tan bonitos.
    Un abrazo.

  14. Marina, te agradezco mucho que hayas pasado por mi blog. También le agradezco a Carmen la organización de este concurso porque gracias a eso he conocido este rinconcito tuyo del que ya no pienso marcharme. La historia que acompaña a este delicioso pastel de fresas y nata me ha encantado y me ha recordado mucho a mi misma. Yo también iba con mi padre a esas tiendas de ultramarinos de antes que atesoraban delicias en todas sus estanterías. He aprovechado para echar un vistazo al resto de tus recetas y todas son maravillosas y con una presentación estupenda. Así que me quedo por aquí para no perderme nada. Un besazo.
    cosicasdulces.blogspot.com

    • Hola María!
      Eso mismo me ha pasado a mi, que gracias a Carmen estoy conociendo blogs que no conocía, ya solo por eso se merece que le hagamos la ola 🙂
      Me ha encantado visitar el tuyo, un besito y ya sabes donde me tienes 🙂

  15. Me ha gustado mucho tu entrada. Es fascinante la cantidad de pequeños detalles que vuelven a nuestra memoria con una receta.

    No me canso de mirar este delicioso brazo de nata y fresas. La decoración fabulosa, como siempre

    Buen fin de semana.

    Besos,
    Raquel

  16. Leer sobre la vida y obra de los demás es siempre un deleite, y si además, como es tu caso, nos ilustras tu infancia con una entrada, es inevitable sonreir al verte de pequeña. ¡Qué guapa eras! Bueno, a ver, rectifiquemos, que por lo que veo en tus fotos actuales, no tienes desperdicio, je je.

    La nata, nata de la buena. Donde esté una buena nata … Con fresas o sin ellas, para chuparse los dedos, pero si es con fresas, mejor que mejor.

    Suerte y feliz semana!!

  17. Perfecto, Marina, te quedó perfecto

    Y la delicadeza que tienes para hacer las cosas y presentarlas me encanta y te envidio!

    Y a parte me quedo con la frase sobre qué es mejor si ser una minimonja o una novia enanita! jajaja, qué buena eres! en la foto estás monísima como minimonja 😉
    Besitos

  18. Pingback: Easter Rabits on a Roll | BlauKitchen

Wordpress ha cambiado el sistema de comentarios. Si tienes problema para dejarlos inicia sesión con el mail que tenga usuario de Wordepress o Gravatar. También puedes comentar utilizando tus cuentas de Facebook o Twitter. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: