Repostería 0.0 (Una docena de pautas).

Si habeis echado un vistazo a mi blog, nos os habrá hecho falta adivinar que lo que mas me gusta es la repostería. 

No soy ninguna experta solo una aficionada que disfruta horneando, pero si me lo permitís quisiera dar algunas pautas básicas sobre la repostería en general para aquellos que se estén iniciando o todavía no lo hayan hecho.

La búsqueda de la receta perfecta puede tener resultados inmediatos pero una vez encontrada la ejecución puede demorarse en el tiempo porque nunca encontramos el momento adecuado o disponemos de poco tiempo, o bien la vemos complicada, no nos atrevemos o no sabemos por donde empezar.

Hay que animarse, alguna vez tiene que ser la primera! no temais al fracaso porque quien mas y quien menos lo ha tenido también y no pasa absolutamente nada. Aquí van algunas pautas para que os atrevais a dar el primer paso.

1.- Si nunca habeis hecho un bizcocho o una tarta empezad por alguna receta cuya ejecución sea sencilla y tenga pocos ingredientes, ya habrá tiempo para experimentar mas adelante. Es buena idea pedir una receta a vuestras madres, familiares, amigos/as y compañeros/as, una que ya hayan probado y cuyo resultado haya sido exitoso. Siempre será mas fácil estar en contacto con esa persona si surge alguna duda o problema.

2.- Una vez elegida la receta, hay que leerla atentamente y comprobar que se dispone de todos los ingredientes. Si os falta alguno, pesar con qué podría sustituirse puede convertirse en un problema y que el resultado final sea desastroso. No es que la repostería sea un terreno en el que no se pueda llegar a improvisar pero no se pueden hacer variaciones al tun-tun si no se dispone de cierta experiencia, al menos no tanto como en otros campos de la cocina. Con el tiempo desarrollaremos esa experiencia y los conocimientos necesarios para intentar nuestrso propios inventos y cambiar los ingredientes o incluso modificar las cantidades de los ingredientes para adaptarlos a nuestros gustos o necesidades pero no es algo que yo haría de buenas a primeras. Las recetas de repostería deben seguirse prácticamente al pie de la letra para que el resultado sea el esperado.

Moldes

3.- También debemos comprobar si disponemos del molde adecuado, esto es muy importante. Las dimensiones tanto en diámetro o anchura como la altura y el material son sumamente importantes. Hay recetas que nos salen perfectas en uno y terribles en otro sobre todo si no evaluamos en qué cambiará nuestra receta y cual será el resultado final. El tiempo de horneado puede no ser el mismo según el recipiente que elijamos.

4.- El siguiente paso es sacar todos los ingredientes que vayamos a utilizar, debemos tenerlos listos para utilizarlos en el momento apropiado. Así que prestaremos atención de nuevo a la receta fijándonos en cómo deben estar nuestros ingredientes. Las pistas pueden estar en el apartado de ingredientes, como cuando nos indican “mantequilla a temperatura ambiente”, o en la preparación, por ejemplo “harina tamizada”. La temperatura del ingrediente también es un dato que de modificarse puede alterar el resultado, si se nos pide la mantequilla en pomada o a temperatura ambiente no podemos ponerla a la temperatura que sale de la nevera obviamente.

Jarra medidora

5.- Debemos pesar todos los ingredientes con la mayor exactitud posible, no podemos hacerlo a ojo si queremos que el resultado sea el óptimo. Recomiendo una buena balanza o en su defecto alguna jarra medidora, pero una balanza es la mejor opción. Hay mucha oferta y seguro que encontrais una que se adapte a vuestras necesidades. 

Ingredientes

6.- También debemos saber que utensilios nos harán falta para elaborar la receta a parte del molde. Algunos ejemplos:

  • Podemos tener a mano un juego de boles para poner cada uno de los ingredientes una vez preparados y pesados. Hay en el mercado unos de plástico desechables pero reutilizables muchas veces, solo servirán de contenedor “provisional”, así que no tienen por qué ser maravillosos, solo prácticos y de diversos tamaños.
  • Un robot de cocina, una batidora de las tradicionales o de las de varillas, o unas simples varillas para batir.
  • Una espátula, muy útil para rebañar bien los recipientes, no resulte que seamos muy meticulosas pesando los ingredientes y luego vayamos a dejarnos la mitad pegado a los recipientes!
  • Un pincel porque quizá haya que pintar alguna superficie con huevo o simplemente para repartir la mantequilla por el molde y prepararlo para el horneado.
  • Papel para hornear, manga pastelera, guantes para sacar el molde del horno.
Batido

7.- Debemos seguir los pasos de la receta en el orden indicado y reproducirlos lo mas fielmente posible. No escatimemos el tiempo de batido o de mezcla, ahorraremos un tiempo pero se puede arruinar todo nuestro trabajo.

8.- Tenemos que precalentar nuestro horno para que esté listo para recibir nuestro pastel, tarta o bizcocho a la temperatura recomendada, y digo recomendada porque de entrada pondremos la que indica la receta pero deberemos observar como evoluciona la masa, no todos los hornos son iguales desgraciadamente y lo mejor que podemos hacer es intentar conocer el nuestro lo mas posible. En otra entrada desarrollaré un poco el tema de las temperaturas y el comportamiento de la masa.

9.- Muy importante, no abrir nunca el horno hasta que no esté casi hecho porque la temperatura variará mucho de golpe y nuestra masa puede venirse abajo!

10.- Transcurrido el tiempo de horneado, no apagaremos el horno sino que abriremos y pincharemos la preparación para ver si está en su punto, es decir cuando la aguja o tester salga seca habiendo pinchado en el centro del bizcocho. No os dejeis engañar por la costra que algunas veces se forma sobre él, abrir un poquito y meter la aguja de nuevo, quizá la costra sea dura y “limpie” la aguja al sacarla. Esa costra puede formarse por hornear con exceso de temperatura y por dentro puede estar crudo todavía. Si presionamos la superficie del bizcocho y retorna a su posición original estará listo para sacarlo del horno. 

Bizcochos enfriando sobre una rejilla

11.- Dependiendo de la receta se nos indicará si hay que desmoldarlo inmediatamente o bien esperar unos minutos ante de hacerlo pero por lo general siempre habrá que dejarlo enfriar sobre una rejilla que permita que pase el aire por todos lados incluído el inferior, si vuestra rejilla no tiene patas podeis poner unas tacitas de café  boca abajo y sobre ellas la rejilla.

Angel Food Cake
  • Y 12.- Una vez frío podemos utilizarlo para degustarlo en el momento, rellenarlo, decorarlo, refrigerarlo envuelto en papel film o incluso congelarlo para decorarlo otro día con mas tiempo.
Espero que os sea de utilidad alguna de las pautas y os deseo mucho éxito!

Wordpress ha cambiado el sistema de comentarios. Si tienes problema para dejarlos inicia sesión con el mail que tenga usuario de Wordepress o Gravatar. También puedes comentar utilizando tus cuentas de Facebook o Twitter. Gracias.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s